Ratoncito Pérez…

Ayer por la tarde mi pequeña tesoro tuvo que pasar por el dentista para que le quitaran los dos incisivos centrales inferiores porque los definitivos le están saliendo detrás. 

Pues bien, mi hija siempre ha tenido miedo al dentista y lo pasa fatal cuando tiene que acudir. Con 5 años ya tiene 3 empastes, una funda metálica de una muela empastada y ahora la extracción de las piezas… Empiezo a aceptar la creencia de que algunos dentistas son unos sacacuartos.

Para hacer más llevadero el trauma pensé en hacerle una puerta mágica para el ratoncito Pérez. Me inspiré en mis amigas de Maybeadream que ya nos introdujeron una puerta diy muy chula. Yo le he querido dar media vuelta a la cuestión y os aseguro que merece muuuuuucho la pena.

Dos días antes, el ratoncito Pérez le envió por correo postal un sobre con unos materiales y con las instrucciones de construir una puerta mágica en su cuarto. Cuando lo leyó se quedó alucinada, no se lo podía creer! Que si ” mamá seguro que el cartero le ha ayudado a meter las cosas en el sobre”, que si “mamá seguro que el ratoncito Pérez ha venido al portal cuando estábamos dando un paseo y lo ha metido en el buzón”… 



Los materiales mágicos que nos envió el ratoncito Pérez eran varias planchas de cartón pluma blanco y negro y unos herrajes metálicos con sus tornillos correspondientes y una cerradura.

Para adelantar algo de trabajo dibujé y recorté todas las piezas y las pinté con una capa de chalk paint color crema que hizo que ese color tan blanco del cartón pluma desapareciese. 


La textura la conseguí con un buril. Después diseñamos la puerta y nos pusimos a decorarla. 

Para por fin tener la puerta terminada y en su sitio. Todo un acierto, os lo recomiendo para vuestros peques. Les encanta y es una actividad estupenda para realizar con ellos. Espero que os guste nuestra puerta, al ratoncito Pérez le ha encantado. Besos a todos.

Anuncios